Para descubrir hay que explorar, para explorar hay superar el miedo a lo desconocido. Hay que hacer de la vida un instante y del instante una eternidad. Hay que portar en mochila la sorpresa y en la mirada brillo en los ojos, que prestos al asombro, permiten que se devele ese rayo de luz que ilumina desde la nada, el descubrimiento, que hace que la vida se concentre y se resuelva en ese momento decisivo y único. 

" /> Ecuador Infinito 29: Exploradores
Arriba podrá ver su orden de compra

 

  


Información del libro

ISBN: 9781390412406
Páginas: 100
Tipos de pasta: - Blanda
Tamaño: 29.7 cm x 21 cm

¿Donde puedo leer esto?

Ecuador Infinito 29: Exploradores
Trama

Comprar
Edición Impresa

$ 5.6

Comprar en:

Resumen

La vida, un instante de descubrimiento:

Los griegos habían entendido las limitaciones y entonces trasladaron nuestros imposibles a los dioses, quienes se divertían jugando en con el destino de los seres. En la Amazonía, mientras tanto, la floresta sobrepasa la vida de los hombres, quienes podían hablar con el mismo árbol generación tras generación, los mares del cálido Pacífico estaban rebosantes de peces y el cielo estaba cubierto por el canto de las aves.

El tiempo, que es un mensajero implacable, fue tejiendo los encuentros. Los griegos intuyeron y generalizaron el miedo humano al tiempo y nos explicaron cómo estábamos en manos de algo que superaba nuestro entendimiento. Miles de años después, el gran poeta Oscar Wilde nos decía, "a veces podemos pasaros años sin vivir en absoluto y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante".

Para descubrir hay que explorar, para explorar hay superar el miedo a lo desconocido. Hay que hacer de la vida un instante y del instante una eternidad. Hay que portar en mochila la sorpresa y en la mirada brillo en los ojos, que prestos al asombro, permiten que se devele ese rayo de luz que ilumina desde la nada, el descubrimiento, que hace que la vida se concentre y se resuelva en ese momento decisivo y único. 

Descripción

Amazonía:

Cordillera del Cóndor, recóndito refugio natural.
Acuña en el Amazonas.
Explorando Pastaza a través de su comida.

Sierra:

La geografía sagrada del Otavalo antiguo.
Explorando a cuatro andares.
Un valle, una iglesia y en el aire la historia.
Quito: la ciudad del sol.
Pintag: festejo con olor a montaña.

Costa:

Camino a la playa escondida.
Europa se engalanaba con las perlas de Manta.
Mirar la hora en Guayaquil.

Insular:

Momentos de mar: las islas de los lobos.
@ Derechos Reservados 2014