Arriba podrá ver su orden de compra

 

  


Información del libro

ISBN: 13905058
Páginas: 96
Tipos de pasta: - Blanda
Tamaño: 27 cm x 20.5 cm

¿Donde puedo leer esto?

Trama 136: Casas, lugar y tiempo
Trama Ediciones

Comprar
Edición Impresa

$ 6.82

Comprar en:

Resumen

 Arquitectura, empatía y tiempo

“Las casas deben ser lugares especiales dentro de otros lugares, el centro del mundo para sus habitantes y, sin embargo, cuidadosamente relacionadas con un lugar mayor al que pertenecen”.  Charles Moore en The Place of Houses

Diseñar significa tener una gran capacidad para entender los pensamientos y emociones ajenas, ponerse en el lugar de los demás, compartir sus sentimientos y comprender la forma como se expresan sus emociones. No sería necesario que los arquitectos pasaran por las mismas vivencias y experiencias de sus clientes-usuarios para desarrollar espacios que les pertenezcan, sino que fueran capaces de captar los mensajes verbales y no verbales que la otra persona le quiere transmitir. La empatía no se trata de un don especial innato, sino de una cualidad que podemos desarrollar y potenciar.  Por otra parte, en la arquitectura igual que en la fotografía, el arquitecto estará presente. Esto no es una obviedad, aunque lo parezca, la obra de arquitectura nace de la creatividad del arquitecto, es él quien a partir de sus conocimientos e ideas la logra plasmar, aunque esté diseñando espacios que no son para su uso (necesariamente), ni se generaron a partir de sus necesidades ni aspiraciones. El arquitecto está tanto en el espacio que diseña como el fotógrafo en la fotografía que captura. Decimos que los grandes fotógrafos están inmersos en sus fotografías aunque no los podamos ver físicamente en ellas; el fotógrafo es partícipe del momento que captura, está allí retratado también como protagonista, igual que el arquitecto está en ese espacio que fue imaginado. En cada una de las acciones que ejecuta el ser humano, por nimias o insignificantes que parezcan, se puede leer la impronta de él o los protagonistas. Cada obra es un registro de su existencia individual y de la existencia colectiva, en donde confluyen  múltiples huellas. Esta presencia, ciertamente, incluye a todos los actores, y con particular fuerza también al que trabajó y colocó las piedras, los ladrillos o la madera,  el constructor bajo el sol, y al usuario con sus necesidades y expectativas. Pero sin duda, en ese hecho arquitectónico hay símbolos precisos del pensamiento y vida del arquitecto, de un tiempo y una sociedad precisa y delimitada en la que está inserto. La arquitectura es tanto un acto colectivo como individual, que sobrevivirá seguramente a todos los actores del momento de su creación, entonces, quedará como un testimonio, nos hablará de quienes la parieron, de la sociedad y del lugar, pero sobre todo del valor dado por el arquitecto al individuo, en tanto interpretó y reflejó sus necesidades, pensamientos, sensibilidad y pertenencia a su propio tiempo, y de cómo el arquitecto al hacerlo lo acompañó y colaboró en su habitar el mundo.

Rómulo Moya Peralta, arq.

Descripción

Urbanismo
Parque La Libertad   
Arquitectura
Casa Las Peñas 
Casa MAB 
Residencia Cumbayá 
Casa de Piedra 
Casa Tres Puentes 
Casa 360º 
Casa PM Residencia Durán-Ballén Ochoa 
Casa Ronald McDonald 
Casa Termitero   
Construcción
Centro Doctores y Socios de la Salud de Rwinkwavu 
Centro de Oportunidad de la Mujer en Kayonza 
Proyectos Convocatoria Solidaridad   
Historia
Rafael Vélez Calisto, ícono de la imagen contemporánea y cosmopolita de Quito  
Diseño
LAL-01 
Nervature   
Actualidad
Lemcis High School
@ Derechos Reservados 2014